Para toda estructura o pieza metálica que será recubierta por algún compuesto químico de pintura o de galvanizado, es indispensable que esta se someta a una limpieza superficial para así garantizar la durabilidad del acabado final.