El galvanizado en caliente es el sistema más eficaz de protección al Acero y Hierro frente a la corrosión atmosférica, de agua y de los suelos. La reacción de galvanización solamente se produce si las superficies de los materiales están químicamente limpias.